La comunicación no verbal y los bebes

Todos estamos con vosotros.

我々があなたと一緒にそうであるすべて

 

Si pudiéramos hablar con cualquier padre o madre primeriza sobre sus experiencias  durante los primeros días con su bebe, estamos seguros de que además de la felicidad por la nueva situación, el cansancio por la falta de sueño y la tranquilidad porque todo haya ido bien durante el parto, encontraremos la angustia y la desazón por no acabar de entender la gran mayoría de las reacciones del bebe.

Algunos de ellos relatarán incluso, que el único defecto que le encuentran es que no venga con un manual de usuario que facilite su correcta utilización. Mas allá de las bromas que podemos descubrir,  hay  multitud de estudios que han profundizado sobre esta situación, intentando concretar cuales son los mecanismos de comunicación de los recién nacidos con su entorno.

En ocasiones se han llegado a construir sistemas o aparatos que aseguraban poder transformar el llanto de los niños en su significado verbal; es decir ser capaz de indicar a los padres cuando el llanto de un bebe indicaba dolor, cuando ira, cuando miedo o cuando necesidad.  Son estos los cuatro factores que suelen identificarse con el llanto.

Recientemente ha aparecido un estudio del Instituto del Bebé NUK,  junto con Enrique G. Fernández-Abascal, Francisco Martínez Sánchez y Mariano Chóliz Montañés en el que, una vez mas, se propone una explicación de los sentimientos del bebé mediante la comunicación no verbal del bebé aprovechando su sistema quinestésico y el paralingüístico.

En este estudio se concretan cuales son los sentimientos básicos que experimenta un bebé: dolor, sorpresa, ira, miedo, asco, tristeza y alegría; presentando de forma muy descriptiva las funciones que cumplen cada uno de ellos, los procesos cognitivos implicados y cuál es la expresión facial más característica de cada uno de ellos favoreciendo su correcta interpretación.

Nos recuerdan que la comunicación no verbal es el primer medio de comunicación que utilizan los bebes para modificar su entorno y el nuestro.

Otra aportación importante es que los seres humanos necesitamos un proceso madurativo que va de los tres a los seis meses para que puedan aparecer las emociones primarias: curiosidad, alegría, protesta o malestar.  Un proceso madurativo que no necesitamos para comprender el sentimiento del dolor.

El llanto también es sujeto de análisis en este estudio, pero las conclusiones que de el se pueden obtener son mucho mas generalistas y poco concluyentes; algo que de una forma objetiva ya nos parece normal. Cada llanto es especial y en la gran mayoría de los casos será sólo el conocimiento previo del bebe y sus formas de actuar lo que nos permitirá identificar correctamente los significados de llanto.

Un buen trabajo con muchas aplicaciones directas para aquellos que ejercen de nuevos padres y madres, que podemos consultar en http://www.parabebes.com/files/Guia_NUK.pdf

Antonio Herranz.

Psicólogo Social.

Desde Cervera, Lleida, España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: